sábado, 18 de agosto de 2007

El Código Da Vinci

Ver tambien: 'Los Illuminati y el Priorato de Sión'.

Que gran Mentira!

Pregunta: ¿Acaso no es ficción?, ¿Por qué reaccionar?

Se ha dicho que la Iglesia, con dos mil años de sabiduría acumulada no puede rebajarse a refutar semejantes tonterías.
Respondo con cuatro puntos:

Primero: Es un error tomarse la blasfemia a la ligera. Blasfemar no es una tontería. Los tontos no tienen culpa de serlo pero los blasfemos si. Blasfemar es una gravísima ofensa contra Dios que requiere reparación.

El Código Da Vinci (CDV) es ficción pero su blasfemia es real, directa y contumaz. Rompe el Segundo Mandamiento y acarrea graves consecuencias. El género literario de ficción no es una licencia para ofender a nadie, cuanto menos blasfemar contra Dios.
Una cosa es que el autor tenga opiniones y otra es que descaradamente falsifique la historia para negar la verdad sobre Jesús y presentar a la Iglesia Católica como causante de una macabra conspiración homicida. Los creyentes, aunque no hayan participado en la blasfemia, deben hacer reparación por los que blasfeman. ¡Señor, ten misericordia de nosotros y del mundo entero!
Somos miembros de Cristo y de su Iglesia. Por lo tanto nos duele y respondemos cuando se le ofende. Jesús no se quedó tranquilo ante los mercaderes del Templo. Pues bien, la ofensa actual es mucho mas grave ya que mercadean con la blasfemia y la mentira para destruir a Jesús y su Iglesia. Es justo, si amamos al Señor, expresar indignación aunque no con violencia sino con las armas del Espíritu: la oración, la reparación, la refutación del error con enseñanza. La defensa debe manifestar nuestra confianza en que Dios nos da su Espíritu.
Segundo: Muchísimas personas están están confundidas o perdiendo la fe.

Nos gustaría pensar que todo el mundo entiende que el CDV se trata de una cadena de mentiras absurdas. Pero el hecho es que muchos lectores carecen de la educación necesaria y son confundidos por las mentiras del CDV. Las obras de ficción han demostrado tener una gran capacidad de influenciar como la gente interpreta la historia. Lo que la gente comenta sobre el CDV no es tanto la trama de la novela sino lo que dice sobre Jesús, María Magdalena y la Iglesia. Muchos creen cuando les dicen que se basa en una minuciosa investigación histórica. Esas mentiras, al repetirse con frecuencia, van siendo aceptadas como verdad y llenando el vació causado por la ignorancia.
Según la encuesta, realizada por Opinion Research Business para el periódico Daily Telegraph >>>, de 1005 británicos consultados que leyeron el libro, el 60% cree que Jesús tuvo un hijo con María Magdalena. El 36% de los consultados piensa que la Iglesia Católica encubre la verdad sobre Jesús. Además la prensa se ha encargado de hacer una enorme campaña de promoción a las falsedades del CDV de manera que las herejías confunden también a millones que no han leído el libro. Según una encuesta de Ipsos Reid, en USA el 13% ahora cree que Jesús fue "casado y tuvo familia".
“Queridos, tenía yo mucho empeño en escribiros acerca de nuestra común salvación y me he visto en la necesidad de hacerlo para exhortaros a combatir por la fe que ha sido transmitida a los santos de una vez para siempre. Porque se han introducido solapadamente algunos que hace tiempo la Escritura señaló ya para esta sentencia. Son impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor nuestro Jesucristo.” (San Judas 1,3-4)
Tercero: Cuando los lobos atacan al rebaño los pastores tienen la obligación de defenderlo y guiarlo. Si los pastores no defienden a las ovejas del error, estas seguirán confundidas pensando que la Iglesia no tiene respuesta. Entonces los pastores sería responsables de cada alma que se pierde. La gente necesita respuestas claras que refuten el error y tener conciencia del daño que hace a sus almas la blasfemia y la herejía. Cuando digo pastores no me refiero solo a los sacerdotes y obispos sino también a padres y maestros.
Si una medicina contaminada sale al mercado, el ministerio de salud tiene la obligación de alertar a los ciudadanos. Pues bien las enseñanzas contaminadas del CDV son MAS DAÑINAS que malas medicinas porque amenazan al alma que es eterna.
“Si alguien no tiene cuidado de los suyos, principalmente de sus familiares, ha renegado de la fe y es peor que un infiel.” (1 Timoteo 5,8)
Cuarto: El CDV es una obra anti-católica que propicia prejuicios.

Se trata de una agresión que no se atreverían a manifestar contra ningún otro grupo. Por ejemplo, si alguien escribiese una novela ofensiva contra una raza diríamos con razón que es una obra racista. Si una novela alegara que los judíos, por intereses de poder, inventaron las hazañas milagrosas de Moisés, diríamos con razón que se trata de una obra antisemita. Sin embargo, cuando se ataca a Cristo y a su Iglesia nos dicen que no debemos reaccionar porque es solo ficción. Mensaje: Es está bien ofender si se trata de católicos.
El Sr. Ron Howard, director del film CDV, se enfadó porque algunos católicos han recomendado que no se vea su film. Ha dicho que “negar el derecho de ver el film es un acto fascista”, y que “decir a alguien que no vaya a ver la película es un acto de militancia y la militancia genera odio y violencia” (La Repubblica,12 de mayo). Pero, ¿quien tiene en realidad la actitud fascista? El Sr. Howard dirige un film anti-católico y le parece bien que inviertan 125 millones de dólares para arremeter contra Cristo y la Iglesia Católica. ¡Pero si la Iglesia tan solo recomienda que no vayan a ver la arremetida, es acusada de ser fascista, de generar odio y violencia! Los católicos debemos confrontar ese prejuicio, de lo contrario continuará creciendo.