jueves, 16 de agosto de 2007

¿Por que Jesús viene a vivir justo en este planeta?


La venida de Dios en carne mortal (Encarnación) manifiesta cuanto nos ama. Es un acto Divino que sobrepasa todo entendimiento. Al haberse Dios mismo humillado de tal forma, quedamos perplejos ante tanta misericordia. Sabemos por sus propias palabras que esto lo efectuó por puro amor. Amor infinito que nos tiene a ti y a mí....es algo verdaderamente increíble y que solo por el don inmerecido de la fe podemos comprender desde nuestra limitación de criaturas.

Entender la presencia de Dios mismo entre nosotros en la Persona Divina de Cristo, requiere reconocernos pecadores. Partiendo desde esta realidad nos damos cuenta de nuestra necesidad de ser redimidos por El. ¿Por qué nuestro planeta? -Porque está poblado de pecadores. Hombres y mujeres necesitados de Dios, que es el único que puede darnos fe, esperanza y caridad. Sólo por mediación de Dios podemos alcanzar la Vida Eterna.

Ya decía el salmista: "¿Qué es el hombre para que te acuerdes de el , el hijo de Adán para que de el cuides?" (Salmo 8,5). San Juan lo concretiza: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" Juan 3:16. Meditar estas palabras debe mover a una profunda gratitud a Dios por el don de la vida, por habernos creado, por la grandeza de toda la creación que ha puesto a nuestra disposición y haber venido al mundo y morir en la cruz para salvarnos. También hemos de pedirle que nos de la gracia de hacer buen uso de este don inmerecido, es decir, considerar siempre cual es la Voluntad de Dios para con nosotros, de modo que podamos agradarle y responder amorosamente a su bondad.