jueves, 16 de agosto de 2007

Idolatría


En el Antiguo Testamento, el pueblo Israelita conocía la idolatría como el culto a otro dios fuera de Yahweh. (cf. Dt 6:4-9)
La idolatría es un grave pecado contra el Primer Mandamiento
Los cristianos deben estar preparados para morir antes de ofender a Dios adorando falsos dioses. (Cf. 1 Cor. 8:1-13; 10:14-22)
El término se utiliza también para describir una excesiva preocupación con las cosas materiales (Cf. Ef 5:5; Col 3:5).
Catecismo de la Iglesia Católica 2113:
La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios (por ejemplo, el satanismo), de poder, de placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc.
"No podéis servir a Dios y al dinero", dice Jesús (Mt 6:24). Numerosos mártires han muerto por no adorar a "la Bestia", negándose incluso a simular su culto. La idolatría rechaza el único Señorío de Dios; es, por tanto, incompatible con la comunión divina.
Es idolatría poner una persona, cosa o deseo por encima de Dios....
Cuando se adora a más de uno, es politeísmo
"Ídolos, oro y plata, obra de las manos de los hombres", que "tienen boca y no hablan, ojos y no ven..." Estos ídolos vanos hacen vano al que les da culto: "Como ellos serán los que los hacen, cuantos en ellos ponen su confianza" (Sal 115: 4-5.8). Dios, por el contrario, es el "Dios Vivo" (Jos 3:10; Sal 42:3, etc.), que da vida e interviene en la historia.
La vida humana se unifica en la adoración del Dios Unico. El mandamiento de adorar al único Señor da unidad al hombre y lo salva de una dispersión infinita. La idolatría es una perversión del sentido religioso innato en el hombre. El idólatra es el que "aplica a cualquier cosa, en lugar de a Dios, la indestructible noción de Dios". CIC 2114