viernes, 17 de agosto de 2007

¿Por qué ser cristiano?


Me enoja que Jesús prohíbe muchas cosas que me gustan. Tengo 14 años y voy a vivir la vida por lo alto para divertirme y sentirme bien.
RESPUESTA

P. Jordi Rivero
Es natural que quieras divertirte, es parte del espíritu joven que te ha dado Dios tu Padre. Pero en el fondo de tu alma sabes que la diversión tiene también sus límites. Si los ignoras, esa mala diversión te corromperá y harás daño a otros y a ti mismo. Los límites valen para respetar un valor muy superior a la mera diversión, algo que nos hace mucho mas felices: EL AMOR.
Solo el verdadero amor nos hace felices y dura para siempre. Por ese amor vale la pena luchar y sacrificarse. ¿Acaso no luchas y te sacrificas por lo que vale la pena? Esa capacidad es lo que distingue a un gran hombre. Jesús vino para que seamos todos grandes en el amor. El mismo es el Amor que se ha hecho hombre. Míralo. Escúchalo. Háblale. No tengas miedo de lo que te pida. Vas a crecer, vas a ser un hombre nuevo, capaz de comprender para que vivimos y como vivir en la verdad y el amor.
No querrás "divertirte" a expensas de arruinar los mayores dones que Dios te ha dado: tu vida y tu familia, amistades, capacidad para deportes, estudio y mucho mas. No sería nada divertido dañar todo eso. No sería nada "divertido" perder el camino tu vida y tu eternidad.
Jesús te invita a ser uno de los suyos porque te ama y sabe que a los 14 años ya eres capaz de hacer grades cosas por amor. El iluminará tu conciencia para que veas las consecuencias de tus actos, te dará fuerza de voluntad para dominar las pasiones irracionales y actuar por amor. Jesús te guiará para que seas capaz de ayudarle a construir Su Reino.
En Jesús y María,
Padre Jordi Rivero